viernes, 11 de mayo de 2012

FISCALIDAD POR EL ALQUILER DE UNA VIVIENDA PARA EL PROPIETARIO


Los arrendadores de vivienda han de tributar por los rendimientos obtenidos por el alquiler. No obstante, hay ciertos gastos deducibles, y además se pueden aplicar una serie de reducciones, de hasta el 100% en el caso de que los inquilinos no superen un determinado límite de edad.

Las cantidades que perciben los propietarios de la vivienda por el alquiler tributan en el IRPF como rendimientos de capital inmobiliario. No obstante, a las cantidades percibidas se les descuentan los gastos que se pueden deducir por el arrendamiento y a la cantidad resultante, se le aplican una serie de reducciones, que pueden llegar al 100%.
  Son deducibles los gastos que se deriven del arrendamiento de vivienda:
  • Los intereses producidos por créditos que se abonen por la compra de la vivienda.
  • Los tributos que incidan sobre los rendimientos o sobre la vivienda.
  • Los gastos de formalización del arrendamiento y los de defensa de carácter jurídico.
  • Los gastos de conservación y reparación (que no incluyen las cantidades destinadas a la ampliación o mejora de la vivienda).
  • Los contratos de seguro (de responsabilidad civil, incendio, robo, rotura de cristales u otros de naturaleza análoga).
  • Las cantidades destinadas a servicios o suministros (luz, agua, gas, teléfono).
  • El importe que se destine a la amortización de la vivienda, siempre que responda a su depreciación efectiva. Su cálculo se realiza aplicando el porcentaje del 3% sobre el mayor de los siguientes valores: el coste por la compra de la vivienda o el valor catastral, ambos sin incluir el valor del suelo.

    REDUCCIONES:
    Una vez que a los ingresos obtenidos por el alquiler se han descontado los gastos por los que se puede deducir, se aplican las siguientes reducciones:
    • 100%: si los arrendatarios tienen entre 18-30 años y sus rendimientos netos son mayores que el IPREM
    • 100%: si los arrendatarios tienen entre 18-35 años y sus rendimientos netos son mayores que el IPREM y el contrato de alquiler es anterior al 1 de enero de 2011
    • 60%: en el resto de los casos
    Para que se pueda aplicar esta reducción en el ejercicio fiscal 2011, el arrendatario ha de presentar al arrendador antes del 31 de marzo de 2012, una comunicación con el siguiente contenido:
    • Nombre, apellidos, domicilio fiscal y Número de Identificación Fiscal (NIF) del arrendatario.
    • Referencia catastral, o en su defecto, dirección completa, del inmueble arrendado.
    • Manifestación de tener una edad comprendida entre los 18 y 30 años durante el año 2011. Si en ese año, cumplió 31, ha de indicar el número de días en los que tenía 30 años.
    • Manifestación de haber obtenido durante 2011 unos rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas superiores al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).
    • Fecha y firma del arrendatario.
    • Identificación de la persona o entidad destinataria de dicha comunicación.
    El arrendador, por su parte, quedará obligado a conservar esta comunicación debidamente firmada.

    PARA MAYOR INFORMACIÓN, haz click aquí:

     INFO oficial de la Comunidad de Madrid


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada